5 remedios caseros para combatir la vaginosis bacteriana

Última actualización: 29.10.20

 

Pese a que naturalmente la vagina posee bacterias que se encargan de mantener la zona sana, en ocasiones su equilibrio podría verse alterado, dando lugar a la proliferación de innumerables enfermedades, entre ellas, la vaginosis bacteriana. Un tipo de inflamación que, si no se trata a tiempo, podría generar graves problemas.

 

La vaginosis bacteriana se genera por la disminución de los lactobacilos, que son las bacterias encargadas de generar ácido láctico para mantener el pH de la vagina en un nivel óptimo. Así pues, al quedar expuesta la zona para el crecimiento excesivo de otros agentes bacterianos nocivos, proliferan algunos como la Gardnerella vaginalis y el Atopobium vaginae, los cuales favorecen el desarrollo de esta inflamación. 

Sin importar la edad, cualquier mujer puede contraer esta enfermedad, aunque aquellas que se encuentran en sus años reproductivos son las más propensas a padecerla, comprometiendo de manera silenciosa el desempeño de sus actividades cotidianas. Dentro de los síntomas característicos de la vaginosis bacteriana se encuentran la secreción vaginal de color gris, blanco o verde, olor fétido de la zona, comezón y ardor al orinar, aunque existen algunas mujeres que portándola no prestan ninguno de ellos. 

 

¿Que conduce a la vaginosis bacteriana?

Si bien se da al presentarse un aumento excesivo de las bacterias nocivas, existen algunos factores que proporcionan el ambiente para que se propicie dicha alteración. Las duchas vaginales son las principales causas, ya que al lavar la zona con un agente limpiador este altera su pH. 

El equilibrio natural de la vagina también se ve modificado con el uso de desodorantes vaginales y demás productos irritantes. Otro factor que aumenta las probabilidades, es el tener múltiples parejas sexuales, e incluso, una nueva pareja, pues, aunque la inflamación no se considere una enfermedad de transmisión sexual, el riesgo se acrecienta con la variedad en número y género de parejas sexuales que tenga una mujer.

 

Alternativas desde casa 

Existen muchas recetas naturales que podrían actuar eficazmente contra estas bacterias. Y, aunque siempre es necesario la consulta de un especialista, aplicando sus recomendaciones en conjunto con estos tratamientos desde casa, se podría restaurar el equilibro de las bacterias naturales de la vagina, reducir la inflamación y acabar con la infección. Entre las más empleadas podemos reseñar:

1. El aceite de árbol de té

Un remedio casero eficaz que contiene propiedades antimicrobianas y antifúngicas propicias para reducir la infección causada por las bacterias. De igual manera, favorece la disminución de los malos olores que podría presentar el flujo vaginal. Para ello, se debe llenar un recipiente con agua tibia y añadirle algunas gotas de aceite de árbol de té, mezclarlo y enjuagar la vagina. Dicho tratamiento se debe realizar por varios días.

 

2. El ajo

Dada su popularidad actual, son muchas las personas que buscan las mejores cápsulas de ajo del momento (en este enlace puedes encontrar algunas opciones de compra), pues reconocen los importantes beneficios de esta hortaliza; desde la prevención de enfermedades del corazón y la presión alta, hasta su capacidad para reforzar el sistema inmunológico, al proteger el organismo de infecciones. En tal sentido, este último beneficio reafirma su poder para combatir la vaginosis, dados sus componentes antimicrobianos. De ahí que, tomando la dosis oral recomendada se podría incluso reducir el riesgo de padecer dicha afección.

 

3. El aceite de coco

Este aceite posee diversas propiedades antibacterianas y antifúngicas, por lo que es útil para aliviar las infecciones de la zona de la vagina. Su efecto antimicrobiano viene dado por su contenido de ácido láurico, el cual cuenta con la capacidad de combatir diversas infecciones. Para aplicarlo en la zona, lo recomendable es empapar un tampón con dicho producto e insertarlo en la vagina por más de una hora. Así mismo, podría ser más beneficioso si se incorpora a menudo dentro de la dieta.

 

4. Los probióticos

Una forma muy naturalmente eficaz para prevenir y tratar la vaginosis es mediante la ingesta adecuada de suplementos probióticos. Estos organismos contienen baterías aptas, que ayudan a restaurar la flora y a reducir la inflamación vaginal. De ahí que, su capacidad para combatir las bacterias y hongos le permite a la vagina mantenerse saludable. Algunas opciones con altos contenidos en probióticos son el yogur, quesos caseros, las comidas fermentadas, así como ciertos suplementos recomendados por especialistas.

5. El vinagre de sidra de manzana 

Con este vinagre se logra eliminar la picazón y la inflamación que genera la vaginosis bacteriana. Así mismo, reduce los niveles de pH de la vagina, que en estos casos suele elevarse. Además, su capacidad antibacteriana es apta para eliminar los anaerobios causantes de esta inflamación. A fin de lograr buenos resultados, se podría combinar unas tazas de este vinagre con algunas gotas de aceite de árbol de té y lavar la zona con el líquido cerca de 20 minutos.

 

Prácticas de higiene correctas 

Es preciso recordar que la vagina tiene la capacidad de limpiarse sola y es por ello, que no se requieren duchas ni jabones; por el contrario, esto podría conllevar a padecer de vaginosis. Para reducir ese riesgo, las mujeres deben tener presente ciertas prácticas de higiene adecuadas para la zona. 

Se debe de evitar a toda costa los productos perfumados, en lugar de ello, hay que lavar la vulva solo con agua y jabón neutro, la limpieza se tiene que realizar de adelante hacia atrás, pues si se hace en dirección contraria los residuos fecales pasarían por la zona y, al concluir, se debe secar la vagina muy bien para evitar que la humedad propicie el crecimiento bacteriano. Por otro lado, es recomendable tanto lavarse las manos antes de tocar la zona íntima como el uso de ropa interior de algodón y transpirable. 

Si, a pesar de los cuidados anteriormente mencionados, la vaginosis bacteriana continúa reapareciendo y no se logra combatir con aceites, vinagres, cápsulas de ajo y demás productos naturales, es importante recurrir a un especialista. Aunque puede no causar complicaciones, siempre existe el riesgo de un nacimiento prematuro en los casos de estado de gestación e incluso infecciones de transmisión sexual.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments