Algunos consejos para tratar las hemorroides

Última actualización: 29.10.20

 

En algún momento, al ir al baño, hemos experimentado una sensación dolorosa e irritante provocada por las molestas hemorroides. De ahí que, recurrimos a los remedios caseros, tratamientos médicos, e incluso, en situaciones extremas, a las opciones quirúrgicas. Todo ello en pro de dejarlas como un mal recuerdo del pasado.

 

También conocidas como almorranas, las hemorroides son venas inflamadas en la zona del ano y el recto. Estas provocan dolor, picazón, escozor y sangrado, el cual se evidencia al limpiarnos tras defecar. Las mismas se pueden desarrollar internamente; es decir, dentro del recto o externamente, debajo de la piel que rodea el ano. Estas últimas suelen generar mayores molestias y, en función de sus características, se llegan a clasificar desde la etapa I hasta la IV, siendo las dos primeras las más leves y las últimas con mayores problemáticas, pues en algunos casos son las que requieren cirugía.

 

¿Qué causa las hemorroides?

El desarrollo de las hemorroides podría deberse, en primer lugar, a factores hereditarios incrementándose con la edad. Sin embargo, existen otros componentes que favorecen o agravan la situación, como, por ejemplo, el estreñimiento; ya que el sobresfuerzo al momento de defecar es la principal causa de este padecimiento, seguido de pasar demasiado tiempo sentado en el váter, pues las venas de la zona anal sufren una presión excesiva.

Otros factores, que igualmente desencadenan las hemorroides, son la diarrea en exceso, el sobrepeso u obesidad, las relaciones sexuales anales, el levantamiento de peso, la tos crónica y la cirrosis de hígado. Por último, podemos hacer referencia al embarazo, ya que al existir un aumento de peso, en especial durante las ultimas semana de gestación, se incrementa la presión de las venas en la zona anal y los problemas de la circulación.

Alternativas caseras para aliviar sus síntomas

A pesar de que las hemorroides tienden a desaparecer por sí mismas, esperar algunas semanas dichos resultados podría ser un tanto incómodo. Así pues, existen algunos remedios caseros que las hacen más tolerables, e incluso, complementandose con un tratamiento médico pueden llegar a reducirlas rápidamente.

Entre los remedios más eficaces para las hemorroides externas encontramos la pomada casera de hamamelis, una planta con propiedades antiinflamatorias y calmantes, que bien podría aliviar los síntomas de estas inflamaciones. Otra alternativa, son los baños de asiento con sales de epson, los cuales no solo reducen la inflación, sino que, además, ayudan a estimular el normal funcionamiento del intestino y alivian la irritación generada por las hemorroides.

Caso similar ocurre con la castaña de indias, pues resulta ser otra prometedora alternativa, pues contiene propiedades que mejoran la circulación y un tipo de saponina, que ejerce un fuerte efecto antiinflamatorio, aliviando el dolor y, por ende, el malestar. Asimismo, las compresas de manzanilla ofrecen cualidades calmantes, gracias a sus efectos antiinflamatorios y analgésicos. Para lo cual, solo basta con colocarlas sobre la zona afectada.

Ahora bien, para quienes padecen de hemorroides internas, existen algunas alternativas que no sustituyen los tratamientos médicos, pero ayudan a mejorar los síntomas. Las cápsulas de ajo, son las primeras opciones de la lista, pues fortalecen la vascularización intestinal, alivian el dolor y disminuyen la incidencia de las hemorroides. Así pues, tomando la dosis recomendada de las mejores cápsulas de ajo se podría disminuir rápidamente de la inflamación, aunque también al incrementar el consumo de ajo natural dentro de las comidas permitiría gozar de algunos beneficios semejantes.

Otras opciones en cápsulas son las de equinácea, que ayudan a aliviar el dolor, tratar la infección y fortalecer el sistema inmunológico, o bien, optar por una opción más natural como el té de romero. Con este tónico la circulación sanguínea podría mejorar.

 

Consultar al especialista médico a tiempo

En muy pocos casos las hemorroides llegan a causar complicaciones. Sin embargo, no queda en descarte que, en casos extremos los síntomas se agraven. Por ejemplo, si existe una pérdida de sangre crónica a causa de las hemorroides esto podría generar anemia, que consiste en la falta de glóbulos rojos. Por otro lado, si se interrumpe el flujo de sangre se da la presencia de unas hemorroides estranguladas, que generan dolores intensos. En cualquiera de esos casos y, por lo general, se requiere la consulta de un especialista.

De ahí que, si los tratamientos caseros no son efectivos en las primeras fases de las hemorroides, se debe acudir a un médico para que el mismo diagnostique y trate la inflamación. En un principio este podría recetar algún tipo de crema, ungüento, supositorio o laxante. Si dado el caso, no llega a funcionar o bien las hemorroides se encuentran en una fase avanzada, es preciso someterse a una cirugía, ya sea para extirparlas, ligar la zona e impedir el flujo de sangre, inyectar la inflamación directamente para revertir su crecimiento o quemarlas con luz infrarroja.

Prevenir las hemorroides es el mejor tratamiento

Cambiar el estilo de vida y la dieta son las principales maneras de prevenir la aparición de estas molestas afecciones. Por ello, es importante mantenerse físicamente activo realizando una rutina de ejercicios segura y optando por una ingesta de alimentos que aseguren un alto contenido de fibras, como las ciruelas, el kiwi, las semillas de calabaza y los cereales en general.

De igual manera, el consumir abundante agua resulta beneficioso, ya que ayuda a mantener en movimiento el proceso digestivo sin la aparición del estreñimiento. Por otro lado, apenas se sienta el deseo de ir al baño se debe satisfacer dicha necesidad fisiológica, pues retrasar la evacuación hace que los intestinos absorban el agua de las heces y, por ende, se tornen más duras para cuando se vaya al váter.

Finalmente, es importante recordar que las hemorroides son un problema muy común, pues en la mayoría de los casos tres de cada cuatro adultos tendrán estas inflamaciones de manera recurrente. Y, aunque normalmente desaparecen en unas pocas semanas, su incomodidad llega a afectar intensamente la rutina diaria de quienes las padecen. Sin embargo, afortunadamente existe un gran abanico de tratamientos médicos y algunas opciones caseras que alivian considerablemente sus síntomas.

 

Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments